8 pasos para redactar una página de ventas que funcione

¿Quieres que tus clientes perciban toda la grandeza de tu mejor producto, servicio o formación, y te preguntas cómo redactar una página de ventas que funcione?

¿Necesitas simplificarte la vida, con una estructura fácil de plantear y efectiva para convertir?

En este artículo por fin encontrarás todas las respuestas, con claridad y sin andarnos con rodeos. 

Comenzaremos por comprender qué es una página de ventas, para qué sirve, y cuáles son los errores más habituales que debes evitar.

Y, luego, vamos a hablar de cuál es la estructura de una página de ventas que funcione, con 8 pasos que te permitirán redactar tu propia landing, o bien, revisar la que ya tienes hecha.

Así que empecemos por por lo primero, que es tener claro cuál es la funcionalidad de una página de ventas.

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Qué es una página de ventas y cuál es su función

 

Lo primero que debes tener claro es que una página de ventas tiene como único y último objetivo vender un producto, servicio o formación.

Y para vender, necesitas emocionar

En consecuencia, una página de ventas que funcione tiene que ser:

  • Emocionante. Piensa en la persona que está del otro lado, tu visitante llega a tu página y lo primero que debe pensar es: “Wow! Este es mi sitio, aquí hay algo que me interesa”.
  • Motivadora. Hay algo indispensable en toda página de ventas que funcione, y es que debe motivar a seguir leyendo. ¡No puedes permitirte aburrir! Pero además, tu página de ventas debe motivar al lector a querer quedarse allí, y finalmente, a comprar. 

Y, por supuesto, la página de ventas es una landing 100% enfocada en la venta.

¿Y cómo plantear una página de ventas para que esté enfocada en vender? La manera más fácil de hacerlo es con la estructura AIDA, que consiste en cuatro pasos:

  1. Llamar la atención
  2. Despertar interés
  3. Generar deseo
  4. Pasar a la acción

Y además, una página de ventas que funcione tiene que ser 100% funcional y sin distracciones.

 

Los 4 errores más habituales al crear tu página de ventas

 

Es importantísimo tener siempre presente que la persona que llega a una página de ventas ya está en fase de compra. 

Esa persona ya ha hecho alguna búsqueda en internet que le ha llevado a esa página, o bien ha hecho clic en una newsletter o anuncio, o ha llegado recomendada por una amiga.

Por eso, al dirigirnos a una persona que ya está en fase de compra, si queremos crear una página de ventas que funcione, deberemos tener mucho cuidado con estos errores:

  1. No vendas más de un producto en una misma página de ventas. Esto es un error gravísimo, porque da lugar a la confusión, y además, no transmite ni seguridad ni pasión por lo que estamos vendiendo.
  2. No ofrezcas muchas alternativas. Este error dificulta la compra, a las personas no les gusta tener que pensar demasiado. Cuantas más alternativas das, más cuesta decidir. Y la gente, cuanto más confundida, menos compra. 
  3. Evita incluir el menú de navegación visible en la página de ventas. Esto también es un error, porque el menú es una puerta de salida de tu landing. En una página de ventas que funcione, la única forma de salir es comprar o cerrar la página.
  4. Nunca añadas los posts de redes sociales, el blog o el cajetín de suscripción a la newsletter. Este no es el objetivo de una página de ventas, no queremos aumentar seguidores, tráfico o suscriptores: lo que queremos es vender. Por lo tanto, deberemos eliminar todo tipo de distracciones a la compra.

 

Cómo lograr que tu página de ventas convierta visitas en clientes 

 

Cuando pensamos en cómo convertir las visitas a tu página de ventas en clientes, es importante tener en cuenta en qué momento están las personas que te van a comprar.

Estas personas ya saben que tienen un problema, una necesidad o un anhelo. No hace falta que les convenzas de eso, sino de que tú eres la mejor opción para solucionarlo. 

Y para ello, tu lenguaje debe ser convincente, empoderado y apasionado. ¡Olvídate de los condicionales! (te gustaría, podrías, sabrías…) 

El gran maestro de la persuasión Aristóteles, ya explicaba que «el tiempo» (pasado, presente y futuro) está íntimamente vinculado a la comunicación persuasiva. Por ejemplo, si se trata de transmitir Valores se usará el presente pero si se trata de Escoger, se usará el futuro (podrás, sabrás, conseguirás, venderás, etc).

Los verbos usados en tiempo futuro, mueven a tomar decisiones.

Le estás hablando a personas que ya están queriendo resolver su problema. Por lo tanto, toda la página será como un viaje emocional y mental, in crescendo, para quienes ya están dispuestas a decidir y actuar.

Si lo que buscas es un sistema de pasos, la estructura de este viaje será la siguiente:

  1. Despertar curiosidad: “aquí hay algo para mí”.
  2. Despertar interés: “voy a seguir leyendo”.
  3. Despertar deseo profundo: “lo quiero…”.
  4. Generar confianza y seguridad: “necesito estar seguro de que eres mi mejor opción”
  5. Derribar objeciones y frenos: “me convenciste”.
  6. Llamada a la acción: “¡Compro!”

 

¿Qué extensión debe tener una página de ventas que funcione?

 

Aquí hay un mito en torno a las páginas de ventas que es necesario romper, y es que no todas tienen que ser igual de largas. 

La extensión, como todo en una página de ventas que funcione, es una decisión estratégica, que dependerá de distintos factores, entre ellos, el producto que estás vendiendo y la inversión que supone para el comprador.

Por ejemplo, si tu producto es de alto valor, o supone una gran inversión de tiempo, es posible que tu cliente necesite romper una mayor cantidad de objeciones y percibir un alto volumen de beneficios para decidirse a comprar.

En cualquier caso, independientemente de la extensión, es indispensable seguir una estructura persuasiva que despierte emociones, mantenga vivas las ganas de seguir leyendo y esté enfocada en el objetivo final, que es la compra. 

 

¿Cómo debe ser la estructura de tu página de ventas?

 

Al principio de este artículo te hablaba sobre la fórmula AIDA, una de las maneras más sencillas de pensar una página de ventas que funcione.

Bien, pues vamos a ver ahora cómo puedes trasladar esta fórmula AIDA a una estructura mínima viable (que podrá servirte para productos de ticket bajo o intermedio)

  1. Titular + Subtítulo: Aquí debes llamar la atención, con una promesa irresistible. 
  2. Explicar problema y solución: Despiertas el interés de la persona, al ver que entiendes su problema y puedes ayudarle a solucionarlo.
  3. Promesa del producto: Aquí activas el deseo a través de la promesa del producto, incluyendo los beneficios y todo lo que se llevará tu cliente al comprarte.
  4. Testimonios: Refuerzas el deseo a través de la prueba social, que transmite confianza.
  5. Por qué tú: Sigues reforzando el deseo demostrando que eres la mejor opción.
  6. Precios y llamada a la acción: Motivas a tu cliente a tomar acción, a través de una llamada a la acción que genere en él la emoción que impulse la compra.

¿Quieres profundizar un poco más en cada bloque? Bien, vamos ahora a desglosarlos, uno a uno.

 

(1) El titular y el subtítulo de tu página de ventas

En este bloque necesitas disparar la atención, y para ello tienes diferentes técnicas que podrán ayudarte a conseguirlo. 

A continuación, veremos cada una de ellas, y ejemplos de texto que podrán servirte de inspiración al redactar tu página de ventas que funcione.

  1. Apelar a la curiosidad → “Casi todas las emprendedoras cometen el mismo error. ¿Quieres saber cual es?”.
  2. Apelar a una metáfora → “¿Empezarías a construir tu casa por el tejado? Entonces, ¿por qué lo estás haciendo con tu negocio?”.
  3. Apelar a una comparación → “Muchas emprendedoras ya se han convertido en empresarias, ahora es tu turno”.
  4. Apelar a las creencias → “¿Eres de las que cree que el éxito en mayúsculas solo les llega a las demás?”.
  5. Apelar a la diferenciación → “Basta de cursos infinitos que no resuelven tus necesidades”.

 

(2) Cómo abordar los puntos de dolor en una página de ventas que funcione

Teniendo en claro que la persona que te va a comprar ya es consciente de que tiene un problema, necesidad o anhelo, en este bloque lo que harás es demostrarle que entiendes perfectamente por lo que está pasando.

Para decidirse a comprarte, esa persona debe tener la certeza de que conoces su problema a la perfección, y que por eso sabes cómo resolverlo.

Y, además, es importante que vea cuáles serán los peligros e inconvenientes de no mejorar su situación. De esta manera, la irás acercando, desde el inicio, a tomar la decisión de compra. 

En este punto, es necesario hacer una transición, para pasar de enfocarnos en el problema a comenzar a hablar de la solución. Hay que intentar generar un efecto de conversación con el cliente. 

Por ejemplo, en la página de ventas de mi programa de mentoría grupal Mentoring 360, realizo esta transición de la que te hablo con la frase: “No tienes por qué seguir sintiéndote frustrada, insegura y cansada al frente de tu negocio. Estoy aquí”.

Y, a partir de aquí, podemos comenzar a generar el deseo.

 

(3) Activar el deseo con la promesa de tu producto en tu página de ventas

Llega el momento de generar el deseo de tu cliente, haciéndole ver que tienes LA solución a su problema, necesidad o anhelo.

Para ello, nunca debes empezar por las características técnicas de tu producto, sino por el cambio, mejora o transformación que conseguirá tu cliente con él.

Puede ayudarte hacerte preguntas como:

  • ¿Qué se lleva tu cliente tras haber disfrutado de tu producto, servicio o formación?
  • ¿Qué habrá conseguido?
  • ¿Cómo habrá solucionado el dolor con el que comenzó?
  • ¿Cuál es la motivación profunda que le llevará a comprarte?

Aquí nos enfocaremos en la promesa, seguimos en un discurso emocional, porque la compra es emocional. 

Los argumentos vendrán más tarde, cuando tu clienta ya se haya emocionado con tu producto y quiera acabar de convencerse de que vale la pena hacer la inversión que supone.

Aquí ya puedes añadir una llamada a la acción, con un texto también emocional. 

Si vendes un producto, en lugar de simplemente decir “añadir al carrito” puedes redactar textos breves y atractivos para tus botones de compra, por ejemplo:

  • ¡Lo quiero ahora! 
  • ¡Es para mí! 
  • ¡Este es mi momento!

O si vendes un servicio o un programa formativo, puedes apelar a la transformación que logrará tu cliente en la fase previa al botón, y añadir luego un botón con lo que tu cliente está pensando internamente al leerte. Por ejemplo:

  • Pasa de emprendedora a empresaria y dale toda la vuelta a tu negocio en 180 días. SÍ, QUIERO >>

Para realizar la transición entre este bloque y enlazarlo con el siguiente, te puede ayudar hacerte la siguiente pregunta: 

  • Y todo esto que has dicho, ¿por qué es relevante AHORA? ¿Por qué la decisión de compra debe tomarse hoy?

 

(4) Explica qué incluye tu producto, servicio o formación de forma simple y clara

Este sí es el momento de empezar a hablar en detalle de tu servicio, producto o formación. 

Puedes explicar tu método o enfoque, el proceso que seguirá el cliente, el contenido y los bonus, si los hay.

Ahora bien, antes de empezar con listados de lecciones o “qué incluye”, te recomiendo plasmar de manera visual cómo vais a trabajar con tu cliente. Y siempre, con textos enfocados en el beneficio que tu cliente obtiene de casa paso.

Es algo que puedes hacer fácilmente, con diferentes recursos gráficos:

  1. Infografías
  2. En 3 o 6 columnas
  3. Líneas temporales

Simplificar la información también aporta seguridad, tanto al cerebro emocional como al racional. 

En este bloque, además, es importante que dejes clara tu ventaja diferencial, para que tu cliente se de cuenta de que no está ante más de lo mismo, que hacerlo contigo será diferente.

Por ejemplo, en mi página del Mentoring 360º lo planteo así: 

“Te llevaré de la mano, paso a paso. Atravesarás cada fase con claridad y lucidez. Con Mentoring 360 tendrás un proceso a tu medida. Lo mejor de la mentoría individualizada + la inspiración y el apoyo de un mastermind”.

 

(5) Genera confianza con testimonios y tu trayectoria

Hasta aquí has hablado tú. Ahora, tu cliente necesita saber qué es lo que dicen otras personas que han trabajado contigo.

Para ello, puedes añadir vídeos, textos o capturas de pantalla de los testimonios de tus clientes (siempre con consentimiento previo).

Y por supuesto, añade un pequeño titular o introducción antes de los testimonios, por ejemplo:

“Ellas ya han vivido su transformación 360. Te lo cuentan directamente”.

¿Y si aún no tienes testimonios del producto, servicio o formación del que hablas en tu página de ventas? 

En ese caso, puedes incluir los testimonios de personas que hayan trabajado contigo o te hayan comprado otros productos. 

Lo importante es que la persona que te lee se sienta identificada con lo que ve, lee o escucha, y quiera vivir lo que tus clientes ya han logrado.

Aquí añade otra llamada a la acción, por ejemplo:

SOLO UN CLIC TE SEPARA DEL ÉXITO >>

 

(6) Muestra autoridad en tu página de ventas al contar tu historia

Al llegar a este punto, la pregunta que se hace tu cliente es: ¿por qué tú eres la persona indicada para acompañarle en este proceso? 

Y la mejor respuesta a esta pregunta está en tu historia, en los hechos que te acreditan para demostrar que eres su mejor opción.

Ahora bien, ten en cuenta que deberá ser una bio muy breve, en la que te centres exclusivamente en la trayectoria que te valida para ofrecer este servicio, formación o producto. 

En este espacio, también, podrás mencionar tus apariciones en medios más relevantes, si las tienes. Pero solo comparte los logos, nunca el enlace al artículo, para evitar que tu posible cliente salga de la página de ventas.

 

(7) Rompe objeciones en tu página de ventas con argumentos y garantías

Saber por qué NO te compran es tan importante como conocer los beneficios de tu producto. 

Necesitas tener claro cuáles son los motivos por los que tu cliente podrá irse de tu página de ventas, y demostrarle justamente lo contrario.

Entre las objeciones más frecuentes, están:

  • El tiempo
  • El dinero
  • Y la frustración previa, tras haber comprado otros productos antes y no haber tenido resultado

Piensa cuáles son las que pueden frenar a tu cliente, y anticípate al explicarles de qué manera tu producto, servicio o formación rebate esas objeciones.

Una manera de hacerlo es mediante las preguntas frecuentes, en las que cada pregunta puede representar una objeción, y tu respuesta será la manera de rebatirla y justificar la compra.

Por ejemplo:

  • Me encantaría apuntarme pero ¡no me quedan horas al día! ¿Qué hago?
  • Pues francamente, ahí tienes un clarísimo indicador de que tu negocio, tal y como está ahora planteado, no funciona como tú necesitas. Puede ser que no te queden horas porque trabajas todo el tiempo pero también porque necesitas conciliar y atender a tu familia. Esta es la decisión que debes tomar ¿es así como quieres que sea toda tu vida de emprendedora? ¿son estos los resultados con los que te conformas? 

Otra forma de anticiparte a las objeciones es en positivo, con afirmaciones contundentes que demuestren lo contrario. Por ejemplo: 

“Sé que posiblemente ya has hecho un montón de cursos  y tal vez incluso has pasado por otros mentores. Pero Mentoring 360 no tiene nada que ver con cualquier experiencia previa que hayas tenido. De hecho, la mayoría de mis clientas estaban en tu misma situación y después de trabajar conmigo  ¡se quedan por mucho tiempo! Porque para mí la mentoría no es solo un trabajo sino una convicción y un compromiso personal”.

A la vez, este es el espacio para exponer las garantías de tu producto, servicio o formación. Ten en cuenta que, legalmente, si has comprado un servicio tienes 14 días para desestimar la compra.

 

(8) Qué tener en cuenta para dar un GRAN cierre a tu página de ventas 

Llega el momento más esperado: el de la compra. 

En el último bloque te lo acabas de jugar todo y por eso es imprescindible que tu texto sea un GRAN disparador que motive a tomar acción.

Aquí puedes indicar la urgencia y escasez de tu oferta, por ejemplo: 

  • Solo 10 plazas disponibles
  • Últimas 24 horas

Y llegamos a los precios. Importante: nunca ofrezcas más de 3 alternativas. Y si pueden ser 2, o 1, ¡mejor!

Presenta las opciones en columnas, para que sea fácil comprender las diferencias entre cada opción. Por ejemplo: Pago único / Pago aplazado en 3 cuotas.

Si consideras que tu cliente necesita más información para convencerse, puedes sumar un nuevo bloque de preguntas frecuentes funcionales y justificaciones racionales a la compra, y un mini resumen final del producto con precios y botones de compra.

 

Recomendaciones generales para redactar una página de ventas que funcione

En este artículo nos hemos centrado en la manera en que presentarás el contenido en tu página de venta. Pero luego viene una parte fundamental, que es el diseño, la maquetación y el desarrollo.

Ten en cuenta que, en internet, las personas necesitan espacio para comprender lo que leen

Pónselo fácil a tu diseñador/a (o a ti misma, si maquetarás tu landing en WordPress, Leadpages u otra plataforma) con bloques de texto donde nunca haya muchos párrafos juntos o frases demasiado largas. 

Y prioriza siempre los formatos visuales para presentar el contenido, como los iconos, imágenes, capturas de pantalla o vídeos. Como te explico en mi artículo Cómo vender más con neuroventas, cuanta más claridad, mejor.

Una vez tengas el texto, escoge fotografías que demuestren y refuercen lo que estás vendiendo. Si vendes un producto, muéstralo. Si ofreces un servicio o formación donde tus clientes tendrán contacto contigo, la que deberá mostrarse serás tú, con fotografías o bien con un vídeo de presentación.

A nivel de diseño, cuida la uniformidad entre los bloques: utiliza los mismos colores, los mismos tamaños y tipos de letra (tipografías).

Ten un mínimo orden en cuanto a tus títulos: misma fuente, tamaño, estilo para que se lea uniforme.

Y si te preguntas “¿Cómo puedo crear frases memorables, que capten toda la atención de mis clientes?”, entonces lo que te diré es que cuando conectes con tu propia pasión por aportar a los demás, esas frases te saldrán.

Si te ha gustado, comparte:
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
SOY GLORIA, TU MENTORA

Cuando hace 15 años decidí montar mi negocio, me hubiese encantado encontrar a una mentora que me llevase de la mano en línea recta, me evitase errores innecesarios y pusiera a mi alcance toda su experiencia y sus contactos… 

Entonces esto aún no existía o yo no supe encontrarlo. Pero hoy…  ¡aquí me tienes!

Lista y dispuesta a enseñarte a construir un negocio que funciona. ¡Va por ti!

Entérate de todo

Suscríbete al Club de Negocios que Funcionan

Recibirás contenido exclusivo, solo para miembros, y ofertas especiales para ti que no publicamos en la web.

Usaremos esta información para enviarte contenido gratuito relacionado con tu Crecimiento Empresarial así como ofertas comerciales sobre nuestros servicios y productos. En cualquier momento podrás darte de baja a través del enlace que encontrarás al pie de todos nuestros emails.
¿CONECTAMOS?
LOS MÁS LEÍDOS

También te puede interesar:

TOP MENTOR

Mi programa más exclusivo y poderoso para negocios con recorrido que quieren seguir creciendo.

Tomarás decisiones y resolverás dudas.
Sabrás qué, cómo y cuándo.

¡PURA ACCIÓN!

INICIO - septiembre 2022

LIDERA UN NEGOCIO INTELIGENTE COMO UNA VERDADERA EMPRESARIA

– SÓLO QUEDAN 2 PLAZAS – 

CURSO GRATUITO

¿Quieres un negocio que funcione a pleno rendimiento?

Vídeo-Curso rápido en 4 lecciones claras y directas para descubrir cuál es el escenario actual de tu negocio, qué parámetros te indican que algo no va bien y cómo empezar a resolverlo.