5 pasos clave para tener el negocio que te hará feliz

ÍNDICE DE CONTENIDOS

¿Te pasas el día trabajando sin parar pero no llegan los resultados?
¿Quieres conseguir más dinero pero no tienes más horas para dedicar a tu trabajo?
¿Tu mercado se ha quedado pequeño pero no sabes cómo dar el salto para crecer?

Esta es la historia de todos los profesionales de servicios. También la mía.

Desde que decidí trabajar por mi cuenta (¡ya hace más de 15 años!), mi día a día estaba lleno de retos interminables: conseguir nuevos clientes, presentar proyectos, ejecutarlos, actualizar mis conocimientos de manera constante como compromiso y garantía de calidad…

La verdad es que no puedo quejarme de cómo iban las cosas porque, a pesar de la crisis de 2008, yo seguía teniendo clientes, proyectos y mis números salían. Pero la verdad es que estaba atrapada en el típico modelo de negocio del sector servicios: “Si quieres más dinero, trabaja más horas

Pero el día solo tiene 24 horas. Así que aquí estaba mi techo de cristal.

Además, aquel modelo convencional también reducía mucho la zona geográfica en la que podía moverme. Entre otras cosas porque además de empresaria soy madre de 3 niñas, así que organizarme la agenda para viajar se convertía en algo difícil y con un coste personal muy importante.

Estos eran mis principales problemas con un negocio convencional 100% onlife (presencial):

− Mi radio de acción estaba muy limitado (negocio local)
− Mi dedicación horaria tenía un tope (aunque fuesen 16 h/día)
− Mi salud estaba en riesgo (no podía asumir más trabajo, aunque quisiera ingresar más)
− No podía planificar mi estrategia de negocio, porque no tenía tiempo
− Lo urgente no me permitía ver lo importante, que a menudo se quedaba sin hacer
− Vivía inmersa en un bucle sin fin de trabajo a destajo

¿Te suena todo esto? Porque me consta que mi situación no es distinta a la de la mayoría de profesionales, freelances y pequeñas empresarias.

La parte positiva es que siempre he sido inconformista, soy muy curiosa, me encanta aprender y los retos me dan una energía increíble…

Así que decidí reinventarme para poder tachar de mi lista todos estos problemas que acabo de enumerar.

Este es el paso a paso con el que puedes trabajar, por si te resulta inspirador:

 

Identifica cuáles son los 3 pilares fundamentales sobre los que quieres construir tu estilo de vida.

Como lo oyes. Yo no empecé por analizar resultados ni rentabilidad. Porque, ya que vas a ponerlo todo en cuestión, mejor empezar bien y construir algo sostenible que se ajuste a lo que de verdad deseas y necesitas. Aunque llegue el dinero (¡mucho dinero!) puede ser pan para hoy y hambre para mañana si al final estás como ahora: agobiada y harta.

El principio es decidir qué modelo de negocio quieres modelar que sea «sostenible», es decir, que esté alineado con tus necesidades y tus valores.

¿Qué puedes hacer tú?

Simplemente, coge bolígrafo y papel (en esta fase, no me gusta nada el teclado; me dispersa…). Pon por escrito, en una hoja en blanco, cuáles son tus 3 condiciones indispensables para que tu vida sea como tú quieres. Y no te estoy hablando de dinero.

En mi caso, escribí:

    1. Quiero rodearme de gente feliz. Así que esta es mi “misión vital”: ayudar a otros a ser felices viviendo de su talento. Por esto quiero trabajar para mentes emprendedoras que sueñan y están dispuestas a luchar por ello.
    2. No quiero condicionantes geográficos. Quién sabe lo que nos depara la vida. Así que no quiero tener un negocio que me ate a ningún sitio. Bienvenida internet.
    3. Aunque trabajo en el sector servicios, quiero un modelo de negocio escalable, donde no solo “venda mi tiempo”. Necesito encontrar un método que me permita ser más productiva y conseguir mayor rentabilidad a mi tiempo a mi experiencia. Porque esto me da libertad para vivir con plenitud.

 

Revisa tu catálogo de servicios o productos y escoge solo los que te permitirían llevar esta vida ideal.

Esto significó un esfuerzo enorme porque al principio toda yo era un mar de dudas. Si todo me gustaba, qué podía dejar fuera: los menos rentables, los vampiros de tiempo, los que menos vendía aunque me gustasen más…

Sinceramente, creo que esta es la parte más difícil. Dejar de “pensar como siempre” y mirar solo hacia adelante, sin dejarte intoxicar por lo que eres ahora y por lo que haces, por lo que se espera de ti, por lo que crees que debes hacer.

Yo decidí centrarme en lo que me gusta: la planificación estratégica orientada a la venta. Pero seguía dudando: hoy si, hoy no.

Al final, el empujón final fue hacer una simulación económica de mi situación real y de mi situación ideal para comprobar que era viable.

¿Qué puedes hacer tú?

Mi recomendación es que pongas en orden tu lista actual de servicios. Haz una lista con 3 columnas:

    • En la primera, anota el nombre de los servicios/productos que has venido ofreciendo hasta ahora.
    • En la segunda, anota cuánto dinero te ha dado cada uno.
    • En la tercera, evalúa con sinceridad del 1 al 10 el nivel de satisfacción que obtienes de ejecutar cada trabajo

 

Empieza a hacer los ajustes necesarios.

Traduzco: readapta tu catálogo.

En esta fase, yo me sentí como una auténtica kamikaze suicida. Empecé a tachar servicios de mi portfolio y a decir que no a algunos proyectos. Porque cada vez que aceptaba un encargo que no encajaba con esas 3 condiciones que había definido, era como dar un paso atrás en mi camino a conseguir la vida de libertad que deseaba.

No te creas que va a ser fácil “matar” servicios. Yo tardé 2 años enteros en reunir la valentía necesaria para decir NO a lo que me apartaba de mi foco. Porque que asustaba la idea de renunciar a ingresos. Pero la verdad es que este fue el principio del gran cambio.

¿Qué puedes hacer tú?

    • Reescribe la lista anterior, dejando solo aquello que te llena (puntuación a partir de 7)
    • Prioriza las que te han dado un mayor porcentaje de ingresos: esto significa que ya lo tienes orientado a tu público ideal
    • No renuncies fácilmente a los servicios-productos que te dan un elevado nivel de satisfacción aunque de momento no te hayan proporcionado ingresos. Es el momento de reflexionar si serían viables y rentables trabajándolos bien…
    • Ahora ponte en modo “lluvia de ideas”: no limites tu creatividad, no te autocensures. Y añade las cosas que te gustaría vender…
    • Finalmente busca puntos de conexión entre todos ellos y, como si fuese un blog, anota el nombre de las Categorías que podrías definir. Esto te ayudará a agrupar las líneas de negocio.

Seguro que de este dibujo tan sencillo, sacas tus primeras conclusiones…

 

Encierra tus miedos y sal de tu zona de confort.

Como ya te he dicho, tardé 2 años en concretar qué iba a hacer y decidirme a pasar a la acción. Hasta que fui consciente de que no iba a salir de aquella situación si no pasaba a la acción.

Muchas veces, es tu propio entorno el que no te deja avanzar: tu pareja, tu familia, tus amigos. Te acusan de tener “delirios de grandeza” por no querer conformarte con lo que tienes. Pero cuando sientes la llamada interior, no puedes darle la espalda…

Yo estoy convencida de que “lo mejor es enemigo de lo bueno”. Y a veces queremos ser tan perfectos que nos perdemos en excusas que nos paralizan. Y no es que dejemos de hacer lo mejor: es que no hacemos nada.

¿Qué puedes hacer tú?

    • Sé consciente de que no necesitas ser el maestro Jedi de tu sector: es decir, ¡no necesitas saberlo todo! Si te sientes así, te está hablando tu saboteadora interior: la que quiere protegerte del esfuerzo, del miedo, de la incomodidad de salir de tu zona de confort, de tener derecho a equivocarte…. Pero también del placer de avanzar, de triunfar, de conseguirlo.
    • Busca nuevas relaciones humanas que abran tu mente. Gente inspiradora, inquieta e inconformista como tú. Frecuenta ambientes empresariales, grupos de mastermind, fórmate, busca un mentor de negocios. Haz todo lo necesario para abrirte a otra forma de pensar y de actuar, a ganar en perspectiva. Sal de tu zona de confort.
    • Olvídate de las versiones definitivas. Trabaja en permanente versión beta. Porque lo quieras o no, tu negocio va a evolucionar siempre. Es un ser vivo que se adaptará constantemente al mercado, a las necesidades de tus clientes, a sus sueños.
    • Simplemente, sé honesta en lo que puedes ofrecer y también en tus propias limitaciones. No pasa nada si no llegas a todo: simplemente, no lo prometas y no defraudarás a nadie. Pero vuélcate con pasión en lo que hagas y esfuérzate en dar lo mejor de ti misma. Probablemente, sea suficiente.

 

Construye un calendario visual de retos a corto plazo.

No hay nada como conocerse bien. Si tú también tiendes a procastinar tus decisiones importantes (dejar para mañana lo que puedes hacer hoy), tú mejor amigo puede ser un simple calendario anual donde anotes los retos profesionales que te vayas a marcar.

Porque así el tiempo deja de ser abstracto e infinito. Y aunque los días pasan con la misma rapidez que antes, al menos sientes tu propia presión interna y eres consciente de que no estás donde tú querías.

Muchas veces, este remedio tan sencillo te puede ayudar a coger el toro por los cuernos y empezar a hacer algo.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Dibuja en una hoja grande (dinA3) un cuadrante con 12 meses
  • Construye tu calendario para el cambio. Te recomiendo empezar por fijar bien tus objetivos para que no se te escape nada…

 

¿Te suena todo lo que te cuento?
¿Estás en ese bucle de querer y no hacer?
¿Qué es lo que siempre dejas para mañana y no te permite avanzar?

Si te ha gustado, comparte:
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
SOY GLORIA, TU MENTORA

Cuando hace 15 años decidí montar mi negocio, me hubiese encantado encontrar a una mentora que me llevase de la mano en línea recta, me evitase errores innecesarios y pusiera a mi alcance toda su experiencia y sus contactos… 

Entonces esto aún no existía o yo no supe encontrarlo. Pero hoy…  ¡aquí me tienes!

Lista y dispuesta a enseñarte a construir un negocio que funciona. ¡Va por ti!

Entérate de todo

Suscríbete al Club de Negocios que Funcionan

Recibirás contenido exclusivo, solo para miembros, y ofertas especiales para ti que no publicamos en la web.

Usaremos esta información para enviarte contenido gratuito relacionado con tu Crecimiento Empresarial así como ofertas comerciales sobre nuestros servicios y productos. En cualquier momento podrás darte de baja a través del enlace que encontrarás al pie de todos nuestros emails.
¿CONECTAMOS?
LOS MÁS LEÍDOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar:

TOP MENTOR

Mi programa más exclusivo y poderoso para negocios con recorrido que quieren seguir creciendo.

Tomarás decisiones y resolverás dudas.
Sabrás qué, cómo y cuándo.

¡PURA ACCIÓN!

INICIO - septiembre 2022

LIDERA UN NEGOCIO INTELIGENTE COMO UNA VERDADERA EMPRESARIA

– SÓLO QUEDAN 2 PLAZAS – 

CURSO GRATUITO

¿Quieres un negocio que funcione a pleno rendimiento?

Vídeo-Curso rápido en 4 lecciones claras y directas para descubrir cuál es el escenario actual de tu negocio, qué parámetros te indican que algo no va bien y cómo empezar a resolverlo.